Tlf: (+34) 968 60 34 56 · Mail: info@mybabymattress.com

Trucos para que tu bebé no pase frío

Trucos para que tu bebé no pase frío

Los bebés tienen dificultades para regular la temperatura como lo hacemos los adultos, por lo que es especialmente importante llevar un cuidado extra con ellos. No obstante, no hay que confundir este cuidado extra con abrigarles más de la cuenta o encerrarlos en casa con la calefacción a toda potencia. De hecho, este tipo de medidas suelen tener un efecto totalmente contrario, ya que podemos exponer al bebé a cambios bruscos de temperatura, los grandes aliados de las enfermedades en invierno.

 

En el post de hoy, os daremos una serie de consejos y trucos para que vuestro bebé se mantenga a una temperatura adecuada todo el invierno, y así, evitemos posibles complicaciones como resfriados o mucosidad.

 

En primer lugar, es importante que la temperatura de casa se encuentre durante todo el invierno entre 23 y 24 grados. Si es más baja, el bebé podría pasar frío, mientras que, si es más elevada, corremos el riesgo de que pase calor o sude y que al salir de casa el cambio de temperatura pueda perjudicar su salud. Mantener la humedad al menos al 50% también es recomendable, ya que un ambiente demasiado seco puede provocarle tos y dolores de garganta.

 

Por otra parte, se recomienda estar pendiente de la temperatura del niño o niña, que puede mirarse simplemente tocándole el cuello, los brazos y las piernas. No te preocupes si sus manos o pies  están frías, en los bebés es habitual. Simplemente comprueba las zonas antes citadas y, si está frío, arrópalo, mientras que si está muy caliente, quítale algo de ropa.

 

De hecho, vestirle por capas es una recomendación muy útil. Si le vistes con una única capa, aunque esta abrigue mucho, no podrás regular su temperatura tan fácilmente, mientras que si lo vistes en varias capas todo será más fácil. Además, si fuese necesario cambiarle el pañal, no tendrás que desnudarlo por completo y pasaría menos frío.

 

A la hora del baño, lo principal es que el agua se encuentre a una temperatura de entre 34 y 36 grados centígrados ya que es la temperatura a la que se sentirá cómodo en el agua. De hecho, el ambiente del baño suele estar frío, es recomendable calentarlo previamente con un calefactor para que el cambio de temperatura al salir no sea demasiado brusco. Si su toalla y su ropa pueden colocarse en algún tipo de radiador toallero, mejor todavía, puesto que así no se expondrá a ningún choque térmico que pueda afectarle.

En definitiva, siguiendo estos pequeños trucos, tu invierno y el de tu bebé serán mucho más llevaderos, sin complicaciones que puedan preocuparnos.

¿Conoces algún truco más? ¡Déjalo en comentarios!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies