Tlf: (+34) 968 60 34 56 · Mail: info@mybabymattress.com

La importancia de enseñar a tu bebé a sentarse

La importancia de enseñar a tu bebé a sentarse

Un bebé aprende a sentarse completamente por sí solo cuando conseguimos que sea capaz, sin ayuda alguna, de mantener su cuerpo sentado en una silla adaptada a su edad durante un periodo corto de tiempo. Para ello, necesitará de nuestra ayuda hasta lograr ganar fuerza y aprender a tener el control de su propio cuerpo.

El momento correcto

Tenemos que tener en cuenta que cada cosa tiene su tiempo. Un niño puede desarrollar esta habilidad por si solo cuando tiene entre  8 y 10 meses de vida, aunque hay algunos casos que empiezan desde más pequeños, alrededor de los 6 o 7 meses de edad, debido a que sus cuidadores les han enseñado a hacerlo mediante ejercicios.

Es habitual que los padres tendamos a sentarlos como un método de “enseñanza , lo que les ayudará en un futuro a corregir la postura y conseguir esa independencia que necesitarán para desarrollar todas sus habilidades. Todo esto, le supondrá una nueva forma de observar su entorno y poder explotar los objetos de manera más funcional que cuando está tumbado.

La mejor forma de ayudarle

Previamente, debemos de saber que para que adquiera esa habilidad, debe de haber conseguido otras que le ayuden a reforzar su postura en el asiento. No debemos de presionarlos demasiado, al igual que para caminar, cada niño necesita su tiempo para aprender.

Por eso mismo, os dejamos a continuación los mejores ejercicios para que poco a poco vaya aprendiendo a situar su cabeza en relación con el tronco,  ganando fuerza en los músculos del cuello y aprendiendo a quedar sentado sin que le sea costoso.

  1. Siéntalo en tu regazo. Con este simple ejercicio conseguirás que vaya acostumbrándose a la forma de estar sentado. Para ello, tu cuerpo debe de estar completamente recto ya que sino cogerá la costumbre de sentarse incorrectamente.
  2. Otra buena forma de ejercitarle es tomándolo como un juego, cógelo por debajo de los brazos y juega a sentarlo. Si emites un sonido de alegría, lo tomará como un estímulo propio y querrá realizarlo él solo.
  3. Si con el paso del tiempo, ves que tu bebé empieza a estimularse cada vez más, puedes pasar al tercer ejercicio, en el cuál tendrás que hacer que sea él, el que se esfuerce. Una vez tumbado boca arriba, tócale las manos y tómalas mientras le animas. Esto  lo excitará y hará que quiera sujetar tus manos, haciendo el amago de levantarse y quedar sentado.

¿Conoces algún truco para que  aprenda a sentarse? ¡Cuéntanoslo!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies