Tlf: (+34) 968 60 34 56 · Mail: info@mybabymattress.com

Almohadas para bebés

Almohadas para bebés

La almohada casi siempre nos acompaña a la hora de dormir, en cambio, en el caso de los bebes su diferente anatomía respecto a la nuestra hace que su uso pueda ser incluso peligroso. Los niños sin embargo, sí pueden usarla. ¿Cuándo es buen momento para empezar a utilizar las almohadas para bebés?

Durante los primeros meses de vida

Para prevenir la muerte súbita del bebé se debe evitar la presencia de objetos innecesarios en su cuna tales como peluches, almohadas, cojines… Tan sólo en el caso de niños muy prematuros se recomienda utilizar almohadas con forma de rosco con la función de evitar que su cabeza se deforme.

 

Almohadas para menores de 2-3 años

En esta edad los niños se mueven tanto que la almohada en ocasiones puede acabar siendo un estorbo, por eso si vas a poner almohada en la cuna, lo más recomendable es que sea muy fina y fabricadas especialmente para su anatomía.

Almohadas para niños con vegetaciones grandes

La guardería y el cole son fuente de virus, eso hace que los bebés se resfríen constantemente y crezcan sus vegetaciones. En estos momentos los pequeños respiran peor y pueden padecer dolor de oídos estando tumbados. Una solución a este problema es hacer que duerman incorporados, para ello habría que utilizar una cuña elevadora sobre la que puedan estar incorporados.

Almohadas para niños que ya tienen una postura estable

Aunque seguimos moviéndonos al dormir durante toda nuestra vida, solemos mantenernos siempre en una misma orientación, en el caso de los niños también llega un momento en el que empiezan a dormir más tranquilos y pueden empezar a utilizar almohadas para niños o almohadas convencionales.

¿Cuál es la más recomendable?

La tipología y su uso dependen de la postura en la que solamos dormir y que nos resulte más cómoda.

Niños que duermen boca arriba. Las más recomendables son las que se amoldan al hueco de la nuca y dejan la parte posterior de la cabeza reposando sobre el colchón.

Niños que duermen de lado. En este caso la mejor opción es una almohada firme y consistente que permita mantener la cabeza alineada con la columna.

Niños que duermen boca abajo. Esta postura no es muy conveniente para las cervicales, pero si prefiere dormir boca abajo lo mejor es que utilice una muy fina.

¿Qué te parecen las almohadas para bebés? ¿Cómo dormís tu peque y tú?

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies